“No puedo entrar a la cabina. Alguien fue acuchillado en la clase ejecutiva. El avión va sin rumbo, creo que nos han secuestrado”, decía una serena Betty Ong, azafata del vuelo 11. Minutos después, a las 8:46 de la mañana, su avión se estrelló contra la Torre Norte del World Trade Center en Manhattan.

Texto: Cecilia Crispin

 

www.impactony.com

www.impactony.com

Han pasado 15 años desde el atentado terrorista del 11 de setiembre. Aquel día fallecieron las personas que se encontraban dentro de los edificios atacados al momento de la demolición, una gran parte del equipo de rescate y absolutamente todos los tripulantes de los cuatro vuelos secuestrados de las aerolíneas American Airlines y United Airlines. En total fueron 2 983 víctimas.

El Memorial Plaza

Estados Unidos fue testigo de la caída de edificios, aviones y gente desesperada. Una gran humareda fue lo único que quedo luego de la caída de los que alguna vez fueron los rascacielos más grandes del mundo: Las Torres Gemelas. Tardo más de un año poder limpiar todos los escombros y recuperar los cuerpos.

En la actualidad, la llamada Zona Cero, lugar que ocupaban las desaparecidas torres, está cubierta por el Memorial Plaza. Un parque con dos pozos rectangulares de granito de los que caen cascadas de 30 metros. Cada uno tiene impregnado placas con los nombres de todas las víctimas. Alrededor se abren paso 400 robles blancos.

Se encuentran personas como Betty Ong y sus dos compañeros de trabajo que murieron acuchillados incluso antes del choque.

También está Orio Palmer, el jefe del batallón de bomberos que subió hasta el piso 78 de la Torre Sur para dirigir la evacuación de los heridos. A su lado lo acompañaba Ronald Bucca, otro de los 343 bomberos fallecidos en labores.

 

Ceremonia del 11-S

Hoy como todos los años se llevará a cabo la tradicional ceremonia del 11-S en el Memorial Plaza. En esta se nombra a cada víctima y además, entre tañidos de campanas se dan seis tiempos: dos en el momento exacto que los aviones estallaron en las torres, otros dos por las caídas de cada una y dos últimos por el ataque al Pentágono y el perdido avión que cayó en Pensilvania. Cientos se reunirán para conmemorar los quince años del atentado terrorista que destruyó no solo edificios, sino también familias.

Para este año se informó que se incluirá música adicional y lecturas conmemorativas.

 

Abrir la barra de herramientas