Mientras mayor es la altura, más dolorosa es la caída. Axl Rose, vocalista principal de Guns n Roses apunta más con el arma que con las rosas. Siempre entre una patrulla policial y limosinas, enmarrocado. El controversial Axl, cuyo nombre real es William Bruce Rose, tiene tantos escándalos como éxitos musicales. Ya nadie quiere andar con él. Ya nada lo contenta.

Texto: Gianmarco Failoc. 

0010510961

 

El grito del silencio

Ni siquiera tenía 18 años y ya había sido arrestado cerca de 30 veces. A William Bruce Rose, acostumbrado a causar disturbios públicos en las afueras del Estado de Indiana en Estados Unidos, se le pasa por la mente quitarse la vida tras haber descubierto recuerdos de su niñez.

El pequeño Will, de apenas dos años de edad  e inconsciente de muchas cosas vivía con  constantemente miedo.  Su padre, del mismo nombre llegaba a su casa cada noche para acosarlo física y sexualmente. William gritaba en silencio con la impotencia de no poder quejarse.

Es otra noche de desesperación para William, sabía lo que le esperaba cuando se abriera la puerta y vea la silueta de la sombra de su padre. Sin embargo,  esta vez su padre no llegaría a casa, él le habría dejado a su suerte con su madre. La pesadilla había terminado… al menos eso creía él.

Pero  la tortura del abuso sexual nuevamente toca la puerta de su vida. Sharon E. Rose, su madre, se casaría con Stephen Bailey, padrastro de Will, quien se convertiría en su segundo abusador sexual.  Willian Bayley  hasta los  17 años  creía que Stephen era su padre biológico, pero al enterarse que este es su padrastro, decide cambiarse el apellido por el de Rose, el de su verdadero padre.

Dulce niña casi mía.

Era 1990 y el deseo más grande de Axl era tener un hijo, hasta que la noticia llegó. Erin Everly, la mujer que inspira la canción Sweet Child O’Mine está embarazada. El vocalista está muy feliz por la noticia, no obstante esta alegría es tan corta como sus momentos de lucidez. Erin pierde al bebé accidentalmente.

La noticia es devastadora, tanto que en el videoclip de la canción Don’t Cry en el minuto 4:33, se muestra una lápida que dice: W. Axl Rose 1962 – 1990, atribuyendo el año en el que dolor lo mató estando en vida. Axl sí quería tener una hija para amarla y cuidarla. Para que no pase por lo mismo que él en su niñez. Dulce niña casi suya. Estuvo muy cerca de tenerla.

El infierno en primavera

Era la primavera de 1992 y Guns  n roses junto a Metallica deciden unirse para brindar el mayor concierto que nadie ha escuchado. Juntar a las más grandes bandas de rock del momento en el Estadio Olímpico de Montreal en Canadá, siendo el 8 Agosto que sobreviene el desastre.

Cincuenta mil personas, alcohol, luces, música y drogas. Euforia total. Durante la canción Fade to Black, James Hetfield, guitarrista de Metallica,  sufre un accidente con la pirotecnia del escenario. Tres mil doscientos grados. Era una antorcha olímpica andante. Tiene quemaduras de segundo y tercer grado. En paralelo, los fans entusiastas solo querían escuchar más música. Guns n roses hubiera podido salir a salvar el día tan solo tocando las tres horas siguientes, pero eso no iba a ocurrir. Axl toma el micro, lo avienta contra el suelo, saca a toda su banda del escenario y fue entonces que se desató el infierno.

Los asistentes comenzaron a enfurecerse. Voltearon patrullas. Enfrentaron policías. Lanzaban piedras y quemaban todo lo que había a su paso.  La gente corriendo por la pista,  destruyendo todo. Le prendieron fuego a los autos y varias personas salían heridas. El cantante pudo convertirse en héroe, pero decidió ser el villano. Axl se retiraría del lugar en un auto que no le pertenecía la banda sino a la policía.

Una caída interminable

Recientemente apareció en el evento Rock In Rio, donde quedó claro que ha aumentado muchísimo de peso. Intentó ocultar su cuerpo con un atuendo nada sensual que incluía abrigo amarillo, sombrero y lentes oscuros. Eso sí, su rostro irreconocible, con una gran papada, que quedaba a la vista. Sin duda, ya no tiene la misma voz ni la misma figura.

Es el ocaso de una estrella que se deslizó por la cascada del alcohol y las drogas, sin saber que terminaría en un pozo sin que nadie le ayude a salir. Arañando su pasado de gloria que terminó siendo pisoteado por él mismo, sin embargo la ansiada reconciliación de una pelea que parecía no tener fin, cesó. Axel y Slash hicieron las paces y quizá su publico le de otra oportunidad al vocalista.  

Abrir la barra de herramientas