Dale ‘like’ a un post de una empresa en Facebook. Comenta y trollea. Espera la respuesta. ¿Quieres saber qué ocurre al otro lado de la pantalla?

Texto: Manuel Patiño

 Manos

La avalancha de niños que corría hacia los juegos mecánicos de la antigua Feria del Hogar encontró a uno pequeño, de unos seis años, que vino con sus papás desde Chimbote y corrió en la otra dirección para quedar fascinado con el puesto de las novísimas computadoras que recién llegaban al país en 1995. Diecinueve años después se convertiría en el Community Manager de Bembos.

bembos CM

En el 2006 llegó a Lima para quedarse. Arthur Ludeña estudió Publicidad motivado por la sinergia que tendría con la tecnología, buscando la forma de comunicarla. Estudió en la UPC y nunca imaginó que su pasión digital lo llevaría a especializarse tanto en redes sociales, trabajando como CM de Artesco, el Festival de Cine de Lima, Bembos, y ahora último, tras una mejor oferta, como Social Media Manager del BBVA Continental.

Envió su CV por Facebook a la agencia Mambo y comenzó en marzo como CM de Bembos, con la mochila enorme del ‘introlleable’ encima. Estudió cual alumno chancón a sus antecesores y aprendió el lenguaje del restaurante. «No recuerdo otra marca en Perú en que la gente haya querido conversar tanto con ella», exclama nostálgico. Y es que él seguía a la marca desde mucho antes de postular. Pasó de ser un mero espectador a ser moderador de otros meros espectadores.

A pesar de los tabúes de los CMs (política, religión o sexo), Bembos siempre fue entrador, el gracioso sin ser payaso, el que sabía de todo un poco. Esa personalidad lo llevó a ‘trollear’ a su archienemigo local. Una crisis ajena enorme que involucraba un tuit y un pan con poca palta sorprendieron a Arthur en un taxi mientras revisaba su Twitter. Accedió desde su celular y colocó la genialidad que terminó de liquidar a McDonalds: «RT si tienes hambre (pero no de pan con palta)».

¡Atrápalos ya!

Una pokebola se hizo presente repentinamente en el muro de Bembos. Google hizo un llamado a sus pokeusuarios para que busquen 151 pokemones en el mapa del mundo de la empresa. Para Arthur no pasó desapercibido. Un mensaje simple y una referencia tácita hicieron que el post reventara en miles de likes y shares. Y es que al igual que los seguidores de la publicación, Arthur Ludeña es un fan confeso de Pokémon.

POKEBOLA BEMBOS

Fotografía: Bembos

El contacto de Arthur con las computadoras y el Internet fue muy temprano. A los siete años obtuvo su primer ordenador y con él, y un emulador, descubrió Pokémon Red antes de que la serie llegue a Perú. Hoy, a sus 25 años, es coleccionista de muñecos, videojuegos cerrados y consolas raras relacionadas al pokemundo. Es tan hincha de Pokémon, que incluso tiene una tienda en Facebook: ‘La Tienda de Meowth’. En ella se dedica a importar, junto a un amigo, peluches e ítems de colección del anime japonés y los vende. En menos de dos años ya cuenta con más de 4500 likes.

Los insights de Arthur

En el colegio era muy tímido; paradójicamente, era el número uno en participar en las actuaciones recitando poemas. Esta fascinación por la literatura la manifiesta hoy en su cuenta de Tumblr. La mantiene privada, pero la usa como un diario para no olvidar nada, para desahogarse y, sobre todo, para escribir canciones. Arthur es un fanático de los soundtracks de las películas y piensa que algunos temas necesitan letra. Él se las pone.

Las películas son una emoción pasajera, dice, pero la música te permite congelar ese momento. Niega ser cinéfilo. Pidió, sin embargo, vacaciones para trabajar como CM in situ del Festival de Cine de Lima, para darle un poco de voz a las imágenes.

Cree en la fuerza de las palabras, son su herramienta. Son su consuelo y su trabajo, y en Internet encontró un micrófono para expresarse. Arthur no quiere morirse. Teme que no pueda seguir leyendo, escuchando música o viendo películas. Y es que el arte, al igual que el Internet, nunca se detiene.

Abrir la barra de herramientas