Un pastel de cumpleaños, 58 velas que no se soplarán. 

Texto: Juan Mandamiento – Natalia Lizama

Fuente: Cerati.com

Fuente: Cerati.com

“Cerati no se va” una ola de voces hacían eco dentro del estadio Simón Bolívar en Caracas mientras su sistema circulatorio sufría una crisis. Noventa segundos sin oxígeno al cerebro. Desesperación. Adrián Cerati, como muy pocos amigos lo conocían sufrió un accidente cerebrovascular minutos después de dejar la tarima.

Un paro cerebral. Mil quinientos setenta y dos días de agonía, cuatro años. Amigos tocando jammins en honor a su recuperación. Su madre llorando. El 4 de setiembre del 2014 sabían que ya no volvería más, los 3474 watts que alimentaban el soporte vital de la clínica ALCLA fueron desconectados.

***

A los nueve recibió su primera guitarra, a los doce creo su propia banda, para los  18 años ya fumaba cuarenta cigarrillos por día sin culpa alguna, quinientos sesenta pitadas. A pesar de ser zurdo, se forzó a tocar la guitarra de forma diestra. Fue publicista, amante de los discos de vinilo, enemigo de la tecnología, homenajeado por U2.

Y aunque Axl Rose no lo recuerda, lo utilizó de escudo humano mientras huía del lente de un paparazzi.

***

“A mí no me gustó nada. Lo odiaba”, “esto es una porquería”, decía, haciendo referencia a Demagogo, su primer disco. Luego cobraría venganza con su siguiente LP, “Nada Personal”, que vendió ciento veinte mil vinilos solo en Argentina, y lanzó a la estratosfera a Soda Stereo.

Un concierto en Nueva York, su primera gira latinoamericana. La fama a la vuelta de la esquina.

Cincuenta y ocho años de edad tendría hoy, con algunas giras internacionales más o algunos menos. Este día lo recordamos como el hombre que todo lo hacía con completa pasión, que se presionaba por crear algo perfecto, quien lloró de emoción al enterarse que su canción ‘Verbo carne’ era grabada por una orquesta de cincuenta personas en el estudio Abbey Road, de Londres, Inglaterra.

Redaccionline le rinde homenaje a esta estrella, a quien por un momento creímos que despertaría cuando pasara el temblor y rogábamos a las masas porque lo trajeran de vuelta.

Abrir la barra de herramientas