De pequeño Juan Carlos Silva miraba como sus primas dejaban de lado los cómics de superhéroes.  Él, por su parte,  los leía hasta que un día empezó a dibujar sus propios personajes y hazañas. Este sociólogo y comunicador audiovisual aprovechó su talento para convertirse en un representante del noveno arte.

Texto: Ximena Mejía

Fuente: juancarlossilva.blogspot.pe

Fuente: juancarlossilva.blogspot.pe

Una publicación tras otra

Juan Carlos llegó puntual a la cafetería, parcialmente llena, en el distrito de Surco. Lleva consigo una mochila, un polo negro con el logo de su firma grabados y un cabello frondoso cuidadosamente peinado.

Sobre la mesa coloca una muestra de su trabajo. Sus primeros libros, bocetos, afiches, etc. Disfruta escribir ficción. Siempre vio a los Incas como héroes. Su ropa, sus joyas, el contacto directo con el sol y la luna. ‘Parecen ser personajes sacados de un cómic ’.   

Para hacer comic no solo basta  dibujar. El éxito depende de la narración. La forma en la que se cuentan las historias. El género puede ser realista pero si el ritmo se vuelve tedioso se pueden agregar datos que nacen en la cabeza del escritor. Ritmo y secuencia gráfica van de la mano. Hacer cómic es hacer cine.

Entre sus obras más exitosas se encuentran: El Origen de los Incas, Sobre Rieles, El Ratón Misky, Amazonía y Una Batalla de Amor. Además, cuenta con 22 historias de obras clásicas de literatura. ‘El sque reconozcan tu trabajo siempre será un apoyo’, me dice cuando recuerda la medalla que ganó en Argentina por parte de la Asociación de Dibujantes del Litoral.

Cómic y política   

Era el año 2002, Juan Carlos publicaba para el diario Exitosa y tenía un espacio donde se burlaba de las escasas cifras de aprobación que tenía el presidente Alejandro Toledo en las encuestas.  Rápidamente se dio cuenta que esto no era lo suyo. Juan Carlos decidió trabajar con editoriales y nunca dejó de practicar.

Se acomoda en el sofá y continúa diciendo: ‘El Estado debería apoyar más este tipo de arte’. A diferencia de nuestro país, en Ecuador un ciudadano puede solicitar un cómic mostrando su DNI. En Argentina los dibujantes ya exportan para Estados Unidos, con la esperanza de que Marvel los lea.

En el Perú leer comic es caro y eso, no es justo. Juan Carlos sueña en publicar en las grandes ligas, mientras tanto es freelance y elabora storyboard para conocidos spots de televisión.

Puro talento

Su superhéroe favorito es Spiderman. La escena que nunca olvidará es cuando el duende verde arroga a Gwen Stacy al vacío. Juan Carlos saca de su mochila algo que no me había mostrado antes. Son los comics del  campeón mundial Minimosca “Alberto Rossel”, el ex campeón sudamericano Carlos “Mina” Zambrano y la campeona mundial Supermosca Linda Lecca. Juan Carlos pasa las páginas mientras me cuenta a detalle la historia de estos grandes del boxeo. Comenta que ama el box, pero eso ya estaba claro.

Luego de tanto trabajo el que más lo llena de orgullo es Cornucopio, el superhéroe peruano. En el pecho lleva los colores de la bicolor y una capa roja. Una cinta negra cubre su verdadera identidad. Y en la cabeza una cornucopia dorada. Jose Carlos espera que su personaje llegue al cine en algunos años.

Una ráfaga de viento por poco y se lleva uno de los dibujos que reciben la luz del sol. Él lo sostiene y mirando el boceto de Alberto Rossel  me dice que el cómic es investigación. Con el se puede informar y entretener al mismo tiempo. José Carlos seguirá dibujando para ser el mejor. Pero siempre con el mismo objetivo: contar historias.

Abrir la barra de herramientas