Aquel que dice que la poesía no existe en Lima, jamás conoció a Eduardo Rada, soldado raso de la poesía. 

Texto: Stephanie López Paz

Fotografía: Brigitte Bejarano

El viernes 18 de Marzo, el multifacético Dr. Eduardo Rada Bernasconi conmemoró dos celebraciones, un año más de vida y los 20 años de su creación “Poesía en el parque”, que se lleva a cabo desde hace dos décadas atrás con “Poetas por la paz”, donde 100 artistas se unieron después de un acontecimiento lleno de violencia en el año 1992, en la calle Tarata de Miraflores.

Con una enorme sonrisa y luciendo la Medalla Cívica que minutos antes le otorgó la Municipalidad de Miraflores, Eduardo Rada cita al filósofo Friedrich Hölderlin -“La poesía es la obra más peligrosa y a la vez más inocente de las ocupaciones”-  en su discurso de presentación, luego de recibir el reconocimiento de la municipalidad por su labor, dando pase así al comienzo del aniversario 20.

Entre los presentes se distinguen muchas edades, las más representativas son Camila Romero y Margarita Cotito. Camila es la más joven del grupo, con solo 9 años recita a Vallejo cautivando al público con su personalidad y dedicación, mientras que Margarita es recibida con un ramo de rosas rojas, en agradecimiento a sus años prestados al grupo. Sus 86 años no la detienen para seguir recitando y el público se lo agradece llenándola de aplausos.

Entre la multitud se puede observar a un señor con traje andino de colores encendidos esperando su turno para declamar, mientras que una señora uruguaya con libro en mano, termina por recibir el aplauso de los presentes.

Con letras dedicadas al amor, la vida, la sociedad y la esperanza, entre 20 a 25 artistas amateurs y experimentados, se acercan para recitar en 3 minutos creaciones suyas o de otros autores reconocidos como Ricardo Palma y Cesar Vallejo, cada viernes a las 7:00 pm en el anfiteatro Chabuca Granda del parque Kennedy, Miraflores.

“Todos son bienvenidos, es un parque democrático” comenta el Dr. Eduardo, haciendo la invitación a todos aquellos que se animen a probar un poco de su creatividad y amor por la poesía. El evento no solo es de entrada libre, sino que también puedes participar con solo inscribirte media hora antes en la “oficina ecológica invisible” de Rada, siendo este un poste al frente del anfiteatro.

En el reloj se acerca las 8:00 pm. Algunos libros se van cerrando, otro grupo de señores llegan a ocupar el lugar para el siguiente evento, el sereno se va asomando advirtiendo que es hora de culminar y la angustia del final se siente cerca. Después de las respectivas fotos, Rada pronuncia unas palabras de agradecimiento y se va con un “Nos vemos el otro viernes”.

Abrir la barra de herramientas